Transferencia embrionaria

A partir de esta exclusiva selección inicial se recurrió al proceso de la transferencia embrionaria, que nos permitió obtener, ya en el primer año, cinco crías de cada una de las yeguas fundadoras, hijas a su vez de los distintos sementales escogidos. Se pudo ver en el primer año, la transmisibilidad de cada reproductor, hecho que de otra manera se hubiera tardado en ver cinco años.